Subir

Desgaste y Daño en Ejes de Cola

« Volver

Los principales tipos de desgaste y daño encontrados en los ejes intermedios son el desgaste de los muñones (también llamados camisas o luchaderos) y la formación de cumbreras, raspaduras y marcas de arrastre en los muñones; desgaste y raspaduras de los collarines de empuje; deformación de los orificios de los pernos en las bridas; corrosión; grietas; ejes doblados y rotos.

En los ejes de cola, además de las clases de daños enumeradas arriba, pueden sufrir debilitamiento y daño en los muñones; daño de las roscas (abolladuras, melladuras); daño en el canal chavetero en la parte estrecha del eje de cola; roturas, que principalmente ocurren en la transición de la parte estrecha hacia la parte cilíndrica.

El desgaste de los muñones conduce a la reducción en diámetro y a la formación de muñones elípticos o estrechados.

La formación de cumbreras ocurre cuando la acción de desgaste afecta sólo parte del largo del muñón.

Los daños en las superficies del muñón que aparecen en forma de raspaduras y marcas de arrastre son principalmente causados por partículas que penetran en el espacio entre el muñón y su cojinete. Las marcas de arrastre también pueden ocurrir si el forro del cojinete empieza a derretirse.

Los orificios de los pernos en las bridas pueden deformarse como resultado del desalineamiento del sistema de ejes o el incumplimiento de los correctos procedimientos para ajustar los pernos.

Las grietas en los ejes pueden ser el resultado de concentraciones de tensión local, tensiones térmicas, choques, material de baja calidad (escamas, porosidad), defectos en la soldadura (en soldaduras por fusión o por pasos transversales)  La tensión puede ser causada por las formas incorrectas de los componentes (radio del filete incorrecto, aberturas incorrectas, etc), corrosión local, desalineamiento del sistema de ejes, y tensión térmica causada por un aumento en la temperatura debido a insuficiente engrase. No se puede permitir que haya grietas en el eje, éstas deberán ser reparadas inmediatamente.

image   image

Una flexión de los ejes puede ocurrir cuando la línea de ejes opera en condiciones anormales, pero también puede ser causada por un gran desalineamiento o daño accidental.

La flexión de los ejes puede ser el resultado de malas reparaciones o desgaste desigual de los cojinetes debido a deformación en el casco.

Un eje doblado es inaceptable, ya que impide o evita completamente el empalme de la línea de ejes.

Se puede considerar que la rotura de ejes pertenece a la misma categoría de daño que los agrietamientos, ya que sus causas son las mismas.

Los ejes de cola operan bajo condiciones más difíciles que otras partes del sistema de ejes.  Si la hélice sufre corrosión o daños por erosión, o, especialmente, si una de las palas de la hélice ha sufrido rotura, el equilibrado de la hélice se altera y fuerzas flexionales periódicas adicionales son creadas, lo cual causa tensión adicional en el eje de cola.

Las tensiones flexionales en el eje de cola aumentan cuando la embarcación navega sin cargamento o lastre a causa de la excentricidad de la tracción de la hélice resultante de la emergencia parcial de la misma.

El desgaste de los cojinetes de la bocina, y en particular del cojinete más cercano a la hélice provoca que el eje de cola se doble y aumente la amplitud de tensiones flexionales.

En aguas tempestuosas también existen tensiones dinámicas adicionales actuando sobre el eje de cola, que son resultantes de periodos cortos y frecuentes de emergencia de la hélice.

Los ejes de cola se corroen con mayor intensidad en lugares donde existe contacto con materiales distintos.  La situación se hace más complicada por el hecho que es imposible vigilar el eje de cola cuando está operando; para examinar y, si es necesario, remplazar el eje de cola, la embarcación necesita estar en dique, o sino tendría que pasar por una complicada secuencia de operaciones si este trabajo se llevara a cabo con la embarcación a flote.

Los factores principales que contribuyen a las dificultades operacionales con las cuales la hélice tiene que vérselas son la acción corrosiva del agua; la acción de fuerzas de flexión; el choque contra objetos flotantes, o fondo marino.

La razón principal de las roturas de los ejes de cola en las áreas de transición de la parte estrecha hacia la parte cilíndrica es la fatiga por corrosión del material.

 

Luego de un periodo relativamente largo de servicio aparecen grietas cruciformes en la superficie del eje de cola entre las camisas (Ver figura)  Son causadas por la acción prolongada de tensiones torsionales. Aunque, sino son parejas, las grietas también pueden ser causadas por corrosión.

 

 

image