Subir

Causalidad: Sherlock Holmes y el Hard Rock Café

Herrera DKP Emisión: 06 de enero de 2015

Si es usted un importador o exportador y tiene una pérdida o daño que denunciar pulse aquí para que conozca los procedimientos básicos.
Herrera DKP Online es un correo electrónico no periódico que se emite con el afán de dar noticias y aportes al mercado peruano de seguros de Transportes y en Comercio Exterior. Visítennos en www.hdkp.pe o en Adicionales. El mensaje puede ser leído mejor si su programa de correos tiene activada la lectura en html.
Si considera que este mensaje puede ser de interés para un compañero suyo favor envíeme su email. Si usted no desea continuar recibiendo estos mensajes respóndame poniendo la palabra Remover en el rubro Asunto.


    

Descargar versión en Inglés - PDF

  1. En varias sentencias recientes, los Tribunales han revisado nuevamente el tema de la causalidad, además del conocido caso del buque Popi M1, y han dado consejos útiles para los Demandantes que desean establecer la causalidad.

El buque Popi M

  1. En el caso del buque Popi M, éste se hundió frente a la costa de Argelia en mares en calma y con buen tiempo. El caso del Demandante se fundamentaba en que agua entraba en el buque como resultado del choque contra un submarino. El caso del Demandado se basaba en que agua entraba en el buque debido al desgaste prolongado del casco del mismo durante muchos años.
  2. El juez de primera instancia (Bingham J) sostuvo que, a pesar de que el caso del Demandante (que el agua entraba en el buque por el choque del mismo contra el submarino) era inherentemente improbable, sopesando todas las probabilidades, se aceptaría la explicación.
  3. La Cámara de los Lores afirmó que este razonamiento estaba errado.
  4. La Cámara de los Lores indicó que el juez de primera instancia se sintió obligado a decidir entre la "teoría del submarino" del Demandante, de un lado, (la cual consideró sumamente improbable) y, de otro lado, la "teoría del desgaste" de la aseguradora del Demandado (la cual consideró virtualmente imposible). No obstante, no consideró la tercera alternativa que los armadores no habían cumplido con la carga de la prueba que recae sobre ellos.
  5. La Cámara de los Lores citó el refrán de Sherlock Holmes2 cuando le dijo al doctor Watson: "¿Cuántas veces te he dicho que, cuando se ha eliminado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad?"
  6. Aunque el refrán de Sherlock Holmes tiene lógica, la Cámara de los Lores en el caso del buque Popi M aseveró que no refleja el derecho inglés o el proceso relacionado con la admisión de hechos judiciales que tiene que realizar un juez.
  7. La Cámara de los Lores afirmó que el juez de primera instancia debería haber sostenido que el Demandante no había cumplido con la carga de la prueba.
  8. En otras palabras, si las dos opciones son las siguientes:
    • (i) una causa que es sumamente improbable; y
    • (ii) una causa que es virtualmente imposible; un juez no tiene derecho a elegir la "causa sumamente improbable" porque es más probable que la causa que es "virtualmente imposible". Esto se debe al hecho de que, considerada por sí sola, todavía es "sumamente improbable".

Acontecimientos después del caso del buque Popi M

  1. Sin embargo, una serie de casos desde el del buque Popi M ha indicado que el razonamiento de Sherlock Holmes puede ser más acertado de lo que reconoció la Cámara de los Lores.
  2. En el caso de Kiani contra Land Rover Limited3, el Tribunal tenía que elegir entre dos alternativas como la causa de muerte:
    • (a) muerte accidental; o
    • (b) suicidio
  3. Waller LJ dijo lo siguiente en [30]:
    "Siempre y cuando se pueda mostrar que un siniestro es posible, el Tribunal, que ha descartado cualquier otra posibilidad, puede ser de la opinión de que se ha probado el siniestro, al sopesar todas las probabilidades. Eso debe ser particularmente cierto cuando se ha establecido que no se ha cumplido con un deber, el deber de protegerse contra el tipo de lesiones a las que el caso se refiere. En tercer lugar, no pienso que es falsa lógica razonar que cuando sólo se están considerando dos posibilidades, ambas de las cuales parecen improbables, si una parece ser mucho menos probable que la otra, se puede descartar la que es menos probable. Así, esto hace que sea probable que la primera posibilidad haya sucedido, al sopesar todas las probabilidades".
  4. Waller LJ aseveró que el juez de primera instancia tenía derecho a determinar que el suicidio era "menos que probable" y que el siniestro era posible. Por lo tanto, tenía la opción de sostener que el siniestro era la causa de la muerte.
  5. Estos dos temas:
    • (i) cuando no se ha cumplido con un deber (el deber de protegerse contra el tipo de lesiones a las que el caso se refiere), el hecho de que se produjo una lesión de este tipo contra la que se debería haber protegido constituye un indicador importante en cuanto a la causalidad4; menos probable que las otras y que se puede descartar, y así, esto hace que sea probable que la otra posibilidad haya sucedido, al sopesar todas las probabilidades".
      Se han desarrollado en casos posteriores o se han aplicado a los mismos.

Daño que podría ser el resultado de negligencia o del incumplimiento de un deber

  1. En el caso de Drake contra Harbour5, un incendio se produjo en el desván de una casa, después de que un electricista había estado trabajando en el mismo y que se había ido a casa. El juez de primera instancia sostuvo que el incendio fue provocado por la negligencia del Demandado.
  2. Longmore LJ sostuvo lo siguiente:
    • "15 ... en un caso en el que se determinó que hubo negligencia y que el daño que se produjo era el tipo de daño que se podría esperar, tomando en cuenta el tipo del trabajo que hacía el Demandado, un tribunal debería… estar preparado para tener un enfoque razonablemente sólido en cuando a la causalidad".
  3. El proceso de razonamiento fue claramente explicado por Toulson LJ en [28]:
    "En ausencia de cualquier prueba que confirme que no se ha cumplido con un deber, solamente mostrar que la pérdida del demandante concordaba con el incumplimiento del deber por parte del demandado no comprobaría que hubo un incumplimiento del deber, si también concordara con una creíble explicación no negligente. No obstante, si el demandante demuestra tanto que el demandado fue negligente, como que hubo una pérdida que era tal que probablemente fue el resultado de dicha negligencia, esto normalmente será suficiente para que el tribunal infiera que así sucedió, incluso si el demandante no puede demostrar con certeza el mecanismo específico. Eso no es un principio de derecho, ni implica un cambio en la carga de la prueba; más bien, se trata de usar el sentido común. El tribunal debe considerar cualquier teoría alternativa de causalidad presentada por el demandado antes de llegar a una conclusión sobre la probabilidad. Si concluye que las únicas propuestas alternativas presentadas por el demandado son improbables, eso probablemente refuerce la conclusión del tribunal que es válido inferir que la pérdida fue causada por la negligencia comprobada".

Dos (o un número limitado de) causas contrarias

  1. En los casos de Ide contra ATB y Lexus Financial Services contra Russell6, el Tribunal de Apelación abordó dos recursos de apelación:
    1. En el caso de Ide, el Demandante se cayó de una bicicleta montañera importada por el Demandado. Había dos causas contrarias presentadas por las partes: (a) el manillar estaba defectuoso; o (b) el Demandante perdió control de la bicicleta; se cayó, y el manillar se dañó durante la caída.
    2. En el caso de Russell, hubo un incendio en la cochera del Demandado, y éste dañó el carro del Demandante. Había tres posibles causas del incendio: (a) el incendio se produjo de manera dolosa; (b) hubo una falla en el cableado de la cochera; y (c) hubo una falla en el sistema eléctrico del carro. Los Recurrentes en cada caso apelaron sobre la base de que el juez de primera instancia había adoptado el razonamiento inadmisible del caso del buque Popi M.
  2. En el Tribunal de Apelación, Thomas LJ aseveró lo siguiente:
    • "6. Como cuestión de sentido común, por lo general, un juez puede concluir con certeza, cuando hay dos teorías contrarias presentadas ante él, ninguna de las cuales es improbable, que, después de rechazar una de ellas, es lógico aceptar la otra como la causa, al sopesar todas las probabilidades. Durante la argumentación, el recurrente aceptó, como cuestión de principios, que si sólo hubiera tres posibles causas de un incidente, entonces se permitiría que un juez aborde el tema al analizar cada una de las causas. Si clasificara las causas por su probabilidad y concluyera que una era más probable que las demás, entonces tendría derecho a concluir, siempre y cuando eran las únicas tres posibles causas, que la que había considerado como la más probable, era la causa probable del incidente, siempre y cuando no fuera improbable.

    • 7. La aplicación de este enfoque por un tribunal, al considerar una demanda según la Ley de Protección de Consumidores de 1987, con respecto a un producto defectuoso, puede ser a menudo más sencilla. De conformidad con las secciones 2 y 3 de la Ley, si una persona es lesionada por un producto, sería la parte vencedora, si establece que hay una falla con el producto y que dicha falla dio lugar a la pérdida, a menos que el demandado pueda recurrir a una defensa legal. Al determinar si la pérdida o la lesión fueron producidas por una falla o por alguna otra causa, aunque el proceso de razonamiento puede incluir una explicación de cómo se produjo la falla, la labor del tribunal es simplemente determinar si la pérdida fue el resultado de la falla o de otra causa. Como se desprende del primero de los recursos de apelación, esa distinción es importante y puede hacer que el deber del tribunal sea más sencillo, como, sin duda, pretendía el Parlamento".
  3. En el caso de Amsprop Ltd contra ITW Ltd7, su señoría, Juez Toulmin CMG QC, abordó un caso que trataba de un incendio en el Hard Rock Café en Londres. Consideró los siguientes casos: el de Kiani, el del buque Popi M, y el de Fosse Motor Engineers contra Conde Nast (véase abajo).
  4. Afirmó lo siguiente en [103]:
    "Si concluyo que, de sólo dos posibles causas del incendio, el fuego de la parrilla, cuando se estaba cocinando la comida, parece ser mucho menos probable, debería descartar dicha posibilidad y concluir que el incendio fue producido por una llama en la hornilla que estaba siendo succionada por el ducto".
  5. Determinó en [104] que no pudo hacer lo siguiente:
    "de acuerdo con las pruebas, no puedo concluir que es menos probable, incluso mucho menos probable, que el incendio fue causado por el fuego de la parrilla, cuando se estaba cocinando la comida, que por una llama en una de las hornillas que estaba siendo succionada por el ducto. Según las pruebas presentadas ante mí, constituiría especulación afirmar cuál parece ser la causa más probable".
  6. Por lo tanto, la sentencia dictada por HHJ Toulmin CMG QC en el caso de Amsprop sirve como una advertencia para la aplicación del principio de "dos (o un número limitado de) causas contrarias" a la causalidad.

Advertencia

  1. Los límites del "enfoque de dos (o un número limitado de) causas contrarias" fueron fijados por Akenhead J en el caso de Fosse Motor Engineers Ltd contra Conde Nast8 en [67]:
    "Lo que no es aceptable, por lo menos en un caso como el presente, es identificar que hay, digamos, (en este caso) cinco posibles causas, clasificarlas por porcentaje en calidad de posibilidades y, luego, seleccionar la posibilidad con el porcentaje más alto como la causa probable. El único caso en el que dicho proceso sería válido sería si la causa que ocupaba el primer lugar en la clasificación sería la que el juez aceptaba, según todas las pruebas, como la más probable del incidente o de la pérdida en cuestión. Me parece que esta proposición fue la que finalmente fue aceptada por los abogados de ambas partes. Pienso que es peligroso y, por lo general, ineficaz clasificar las posibilidades o probabilidades por porcentaje en cualquier caso. Si hay cinco posibilidades de las que cuatro son inverosímiles o sumamente improbables, esta conclusión puede respaldar la determinación del juez de que la "posibilidad" restante es, de hecho, la causa o la explicación probables del incidente en cuestión".

Casos recientes ante el Tribunal de Apelación

  1. En el 2013, el Tribunal de Apelación analizó el tema de si Demandantes habían cumplido con la carga de la prueba en el caso de responsabilidad civil. El caso de Nulty contra Milton Keynes Borough Council tenía que ver con un incendio en una planta de reciclaje. El caso de ACE European Group contra Chartis Insurance UK trataba del agrietamiento por fatiga en componentes en unas instalaciones de tratamiento de residuos.
  2. En el caso de Nulty, el juez de primera instancia8 consideró tres posibles teorías sobre cómo había empezado el incendio: (i) la formación de arcos eléctricos como resultado de un cable eléctrico con carga; (ii) un cigarrillo que desechó el Demandado; o (iii) un incendio provocado de manera dolosa por un intruso. Descartó la última teoría. En consecuencia, se quedó con dos. Llegó a la conclusión de que la formación de arcos eléctricos como resultado de un cable con carga era "muy improbable" y una "posibilidad remota", mientras que pensó que era factible que el incendio fue causado por el Demandado, quien desechó descuidadamente un cigarrillo. Llegó a la siguiente conclusión en [215]:
    "En consecuencia, de las tres causas sugeridas con respecto al incendio, ninguna de las cuales, si se toma por sí sola, es inherentemente probable, determino que una colilla desechada descuidadamente por el señor Nulty es la más probable. Tomando en cuenta esta conclusión, debo recurrir a la jurisprudencia para decidir si esa determinación es suficiente o no para sostener, por lo tanto, que el demandado, según la ley, ha cumplido con la carga de probar que el señor Nulty causó el primer incendio".
  3. El Tribunal de Apelación afirmó en [34] u [35] que:
    • "34. Un caso que se basa en pruebas circunstanciales depende, para su contundencia, de una combinación de circunstancias pertinentes y de la probabilidad o de la falta de probabilidad de coincidencia. La parte que las presenta argumenta que las circunstancias sólo o muy probablemente pueden ser elucidadas por la explicación que sugiere. La consideración de un caso como éste necesariamente implica que se toma en cuenta todo el panorama en su conjunto, incluso los vacíos que haya en las pruebas; si los factores individuales en los que se basaron son, en sí mismos, bien establecidos; qué factores podrían señalar otra explicación que no es la que se sugirió, y qué otra explicación podría ajustarse a las circunstancias. Como lord Mance observó en el caso de Datec Electronics Holdings contra UPS Ltd [..] hay un riesgo inherente que una consideración sistemática de las posibilidades podría convertirse en un proceso de eliminación "que sólo da lugar a una conclusión sobre la causa menos improbable de la pérdida", que era la falla identificada en el caso del buque Popi M. Así que al final de cualquier tipo de análisis sistemático, el tribunal tiene que tomar un paso atrás y plantearse la pregunta más importante de si está satisfecho que es más probable que no que la explicación sugerida sea cierta. La eliminación de otras posibilidades como más inverosímiles podría dar lugar a esa conclusión, pero ésa sería una conclusión de hecho: no hay ninguna regla jurídica que indique que se tiene que llegar a dicha conclusión. (el subrayado es nuestro).

    • 35. El análisis en materia civil que se emplea para sopesar "todas las probabilidades" significa que el tribunal debe estar satisfecho, sobre la base de fundamentos racionales y objetivos, que los argumentos para creer que el medio sugerido de causalidad ocurrió, son más contundentes que los argumentos para no creerlo".
  4. El Tribunal de Apelación sostuvo que el juez de primera instancia tenía derecho a llegar a la conclusión de que el señor Nulty causó el incendio porque (como estaba implícito en su razonamiento) estaba satisfecho que los argumentos para creer que el señor Nulty causó el incendio eran más contundentes que los argumentos para no llegar a esta conclusión. Había considerado la situación hipotética del cigarrillo desechado por el señor Nulty y determinó que era objetivamente verosímil. No obstante, reconoció que las acciones del señor Nulty parecían reflejar un comportamiento atípico y, por esa razón, la situación hipotética no parecía ser probable "si se tomara por si sola". No habría llegado a la conclusión de que el señor Nulty actuó de esta manera, si hubiera habido otra explicación verosímil, pero estaba satisfecho que no existía (véase [40] - [41]).
  5. Sin embargo, el Tribunal de Apelación también afirmó en [42] que no hay ninguna regla jurídica que indique que si las únicas otras posibles causas del incendio eran mucho menos probables, el cigarrillo desechado se convirtió, según la ley, en la causa probable del incendio.
  6. En ACE European (refiriéndose al caso de Ide contra ATB Sales Ltd), el juez de primera instancia había rechazado una de las dos teorías contrarias de pérdida, cada una de las cuales era improbable. Luego, había aceptado la segunda teoría como la causa, después de sopesar todas las probabilidades. En el recurso de apelación, ambas partes aceptaron que el juez se había orientado correctamente en relación con el caso del buque Popi M. Longmore LJ aseveró lo siguiente en [38]: "Por supuesto, el juez tiene que estar satisfecho que la segunda teoría, al sopesar todas las probabilidades, es correcta", pero determinó que el juez de primera instancia había llegado a una conclusión que estaba a su disposición, según las pruebas.
  7. Estos dos casos nos recuerdan que si un Tribunal ha considerado dos o más teorías de causalidad y ha descartado todas menos una, todavía debe tomar un paso atrás y considerar si es más probable que no que la teoría final sea cierta.

Casos recientes de primera instancia

  1. El caso del buque Popi M se ha aplicado en dos otros fallos recientes emitidos en los tribunales de primera instancia:
    • (i) En el caso de Wellesley Partners LLP contra Withers LLP, Nugee J consideró diferentes razones por las que se había redactado un acuerdo de forma contraria a las instrucciones que dijeron que habían dado los Demandantes. Recurrió al caso del buque Popi M. Afirmó que "a primera vista, ninguna de las [posibilidades] es particularmente verosímil", y consideró si simplemente debería fallar que los Demandantes no habían cumplido con la carga de la prueba. Sin embargo, señaló que un juez de primera instancia no debe recurrir inmediatamente a la carga de la prueba y, siempre cuando sea posible, debería emitir fallos fácticos, y determinó que los Demandantes habían cumplido con la carga de la prueba (véase [113]-[114]).

    • (ii) No obstante, en el caso de Garner contra (1) Salford City Council (2) P McGuiness and Company Limited, Keith J falló que la Demandante no había justificado sus argumentos de que había sido expuesta a asbesto por los Demandados (quienes habían demolido un edificio cerca de las áreas de recreo de su escuela). Determinó, según los hechos, que la probabilidad de que se libere polvo con fibras de asbesto en la atmósfera durante este proceso era mínima (véase [38]). También determinó que la Demandante no había sido expuesta a asbesto cuando laboraba (o en cualquier otro momento). Consideró si eso socavaba su conclusión sobre los trabajos en el edificio, pero decidió que no lo hacía. Aseveró que si hubiera fallado lo contrario, habría caído en la trampa del buque Popi M. También señaló que "aparte de principios, la razón por la que sería inapropiado hacer eso en este caso sería porque hay otras posibilidades que no se pueden eliminar".

Carga de la prueba

  1. En el caso de Love contra Halfords Ltd14 en el párrafo 27, sir Colin Mackay aseveró lo siguiente:
    "Son infrecuentes los casos que dependen de la carga de la prueba. Tengo en mente las sabias palabras de lord Reid en el caso de McWilliams contra Sir William Arrol & Co [1962] SC (HL) 70 en 83 cuando dijo lo siguiente:
    'Al final, cuando se han ventilado todas las pruebas, casi nunca importa donde recae la responsabilidad originalmente: la pregunta es cuál es la conclusión después de sopesar todas las probabilidades'".

Conclusión

  1. Por lo tanto, al considerar el tema de la causalidad cuando hay causas contrarias, los Demandantes (sobre quienes recae la carga de la prueba) deberían considerar lo siguiente:
    • (i) el daño que concuerda con el incumplimiento del deber o que se espera que pueda ocurrir como resultado del mismo. Así, es más fácil inferir que el incumplimiento del deber produjo el daño;

    • (ii) un número limitado de posibles causas y luego se debería tratar de descartar la causa propuesta por el Demandado como la que es mucho menos probable que la que fue propuesta por el Demandante;
    • (iii) (iii) formas de comprobar, en todas las situaciones, que la causa que propongan es probable.
  2. Demandados, contra quienes se han entablado estas demandas, necesitan:
    • (i) argumentar (si hay un número limitado de causas contrarias) que, de hecho, la causa propuesta por el Demandante es mucho menos probable que la que defienden.

    • (ii) proponer una variedad de posibles causas, ninguna de las cuales es, de verdad, más o menos probable que las otras (y, por lo tanto, no se pueden descartar) y argumentar que el Demandante simplemente no ha hecho valer la pretensión, según la jurisprudencia del caso del buque Popi M.
  3. A pesar de que no se cree que Sherlock Holmes viajó en un submarino, montó una bicicleta montañera o comió en el Hard Rock Café, su refrán sigue influyendo en el derecho inglés.

Copyright ©2014 Daniel Crowley y Isabel Barter. Se reservan todos los derechos.

Descargo de responsabilidad

Los autores no asumen responsabilidad alguna por errores u omisiones (ya sea por negligencia o no) que se podrían encontrar en este artículo. El artículo es sólo para fines informativos y no debe interpretarse como consejo legal. Asesoramiento profesional siempre debe obtenerse antes de aplicar cualquier información a las circunstancias particulares.

Invierno del 2014
www.2tg.co.uk/expertise/property_damage

Nota de Herrera DKP Ajustadores de Seguros: Agradecemos a los autores del artículo por su autorización para la traducción al español y su publicación en nuestro portal.


1 [1985] 1 WLR 948
2 de El signo de los cuatro escrito por sir Arthur Conan Doyle.
3 [2006] EWCA Civ 880
4 Este razonamiento es similar al de la doctrina de res ipsa loquitur.
5 [2008] EWHC 2037 (TCC)
6 [2008] EWCA Civ 424
7 [2013] Lloyds Rep IR 243
8 [2012] Lloyd's Rep IR 453
9 [2013] Lloyds Rep IR 243
10 [2013] Lloyds Rep IR 485
11 [2012] Lloyd's Rep IR 453
12 [2014] EWHC 556 (Ch)
13 [2013] EWHC 1573 (QB)
14 [2014] EWHC 1057 (QB)

 

Descargar versión en Inglés - PDF

 


Atentos saludos,

Carlos Peralta
Herrera DKP SRL Ajustadores y Peritos de Seguros
Teléfono: 464-1378 Fax: 452-3412 Email: cperalta@hdkp.pe

PD. Favor recordar que mi dirección electrónica es cperalta@hdkp.pe La dirección de envío de este mensaje es utilizada para evitar que mi dirección oficial sea detectada por robots pro spams. Si envias un mensaje a esta dirección su lectura inmediata no está garantizada.
Puede leer los boletines anteriores ingresando a aqui